'

Claves para llevar correctamente a tu bebé en portabebés

Muchas veces, mamás y papás, nos encontramos en situaciones donde el carrito de nuestro bebé nos dificulta la tarea. Conducir el carrito por una tienda con pasillos estrechos, por administraciones públicas con ascensores pequeños y abarrotadas de gente o incluso en el cole de uno de nuestros niños que hoy tiene una actuación es un trastorno para nuestros nervios y para la comodidad de nuestros chiquitines.

En Europa parece que tenemos la tendencia de llevar a nuestros peques en posición horizontal y en el carrito. Pero ¿te has preguntado lo que ve tu bebé durante el paseo? Si va tumbado, conseguirá ver pasar las nubes, las copas de los árboles y con suerte las ventanas de los edificios más altos sin saber qué es lo que ocurre a su alrededor, dónde está ese perro que ladra o ese otro niño que ríe a carcajadas.

Por todo esto muchas veces nos planteamos llevarlos con nosotros mismos por medio de los conocidos “portabebés”. Pero… ¿sabes realmente si es bueno y sano para el correcto desarrollo de tu bebé? En este post te damos algunas claves para eliminar tus dudas y que puedas decidirte por uno u otro medio.

BENEFICIOS DEL PORTEO

El sistema de porteo te permite tener contacto directo con tu bebé dándole a él más seguridad ante todo lo que sucede y recibe del exterior reforzando además el vínculo entre el pequeño y la mamá/papá.
Tu niño pondrá en funcionamiento todos sus sentidos facilitándole ver todo lo que sucede a tu alrededor y cómo es tu actividad diaria, puedes ir charlando con él fácilmente para estimular su atención y su oído, podrá ir conociendo diferentes texturas según como te vistas ya que estará pegadito a ti. Además la posición vertical de las piernas facilita su desarrollo natural y su cabecita podrá desarrollar su forma natural y adecuada al no llevarlo apoyado sobre una base plana.

El contacto directo con el entorno y la posibilidad de presenciar la actividad diaria que le proporciona este sistema es un buen estímulo para su aprendizaje.

porteo

DESARROLLO DEL BEBÉ

Lo primero que debemos conocer es el proceso de crecimiento que va experimentando nuestro bebé para poder prestar más atención a los cuidados que requiere en cada etapa.

Al nacer su columna está curvada y se muestran acurrucados, además aún no tienen fuerza suficiente en su cuello para poder mantener su cabeza erguida.
A partir de los 6 meses aproximadamente, el bebé va desarrollando sus músculos del cuello y es capaz de levantar su cabeza aunque esté tumbado boca abajo por lo que la columna comienza a estirarse y obtiene una curvatura en la zona cervical.
Cuando comienza a gatear, sus piernas se fortalecen y la columna continua desarrollándose adquiriendo una nueva forma en la zona lumbar.

Durante todas estas etapas sus piernecitas tienden a estar flexionadas por lo que llevándolo con un sistema de porteo se consigue mantener la posición natural del bebé, siempre y cuando, lo llevemos de cara a nosotros.

RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD

Muchas recomendaciones para conseguir un porteo seguro son de sentido común como nunca conducir porteando al bebé, no correr ni saltar pero además hay otros detalles que deberás tener en cuenta para que tu bebé vaya seguro y cómodo.

Vigila que ninguna tela o nuestro propio cuerpo impida a nuestro bebé tener su nariz destapada para realizar una buena respiración. Para ello, sobre todo cuando se quede dormido, coloca su cabecita hacia arriba y evita que el mentón toque su pecho.
Se recomienda no cubrirles la cabeza con pañuelos o mantitas ya que esto no nos permitirá comprobar si algo le obstaculiza para respirar.

Viste a tu bebé adecuadamente para este sistema de porteo. Ten en cuenta que sus piernas y pies no estarán cubiertas al contrario que su cuerpo pudiendo sentir más fresco en algunas zonas que en otras. Para ello puedes abrigarle bien con unos buenos calcetines y zapatos adecuados o utilizar los cobertores de porteo.

 

No hay comentarios todavía ¡Sé el primero!

Deja una respuesta

À
5

Please Wait...